Noticia

¿Quién dijo miedo?

 31/10/2019

Si estás pensando en pasar un Halloween diferente, no te puedes perder estos lugares abandonados donde seguro pasaras mucho miedo.

Barranco de Badajoz (Tenerife) 

Una antigua vía de tren que se pierde en la tierra y el propio barranco donde desde 1910 se ha visto fenómenos extraños como seres blancos, extraterrestres o seres paranormales, es el principio de la historia del Barranco de Badajoz, situado muy cerca de la localidad tinerfeña de Güímar. Pero eso no es todo, hay un gran número de desapariciones en esta zona en los últimos años. Fotografías en las que se ve a un gran ser alado. La niña que fue a por peras, se quedó dormida y al despertar tenía un ser a su lado con el que estuvo conversando. Cuando decidió irse a su casa, sus padres eran unos ancianos y ella estaba exactamente igual. Hay más sucesos extraños en esta zona, ¿te atreves a descubrirlos?

Como puedes ver, mil y un misterios se encierran en este lugar aunque…todavía nos queda uno por desvelar. Hay quien dice que en una de las cuevas del Barranco descansan los restos del rey guanche Bencomo junto a sus tesoros. ¿Será verdad? ¿Te atreves a buscarlo?

 Fábrica de muñecas (Castellón)

Situada concretamente en el municipio de Segorbe, esta fábrica de muñecas abandonada era propiedad de una familia del mismo municipio. Se dedicaban a moldes de porcelana. Dentro de la fábrica podrás encontrar, sobre todo, muñecas o restos de ellas como piernas, brazos, cabezas, torsos, pelucas que nunca llegaron a completarse. Los hornos de trabajo para poder cocinar las piezas, estanterías llenas de ellas… Cuenta la leyenda o los más sabios del lugar, que antes, esto era un convento donde se fusilaron a las monjas y monjes que allí residían tirándolos al pozo de la propiedad. Si os animáis a ir, hacedlo con cabeza, el techo se desplomó hace ya unos años y algunas vigas están a punto de hacerlo

Cortijo Jurado (Málaga)

Caserón conocido a nivel nacional por sus presuntos fenómenos paranormales. Investigadores del universo de lo paranormal se dan cita en este cortijo desde hace décadas. 365 ventanas asoman entre los ladrillos, una para cada día del año. Las leyendas hablan de fusilamientos durante la Guerra Civil, la cual se convirtió en un hospital y su sótano en los calabozos; de la desaparición de cinco chicas encontradas torturadas muy cerca de allí. En esa época existieron más desapariciones, todas fueron asesinadas tras ser objeto de las más diversas vejaciones y rituales de índole satánica. Los dueños de este cortijo (los Heredia) estuvieron siempre en el punto de mira. Personajes fantasmales, luces o ruidos extraños y pasadizos secretos serán algunas de las cosas que podrás encontrar allí. 

Hospital para tuberculosos (Tarragona)

Su nombre real es Preventorio de La Sabinosa. Frente al mar se ensalza este edificio, hoy en día abandonado a su suerte. Conocido más por sus historias de maltratos y duros castigos a los niños internos. Más tarde pasó a ser un reformatorio. La cantidad de fenómenos que aseguran que ocurren en su interior, recorrer sus pasillos o las presencias y energías te pondrán la piel de gallina.

Monasterio del Diablo (Sevilla)

Localizado en el pueblo de Carmona se alza el monasterio del Diablo, de tétrico aspecto. En la bibliografía del municipio, no aparece por ningún lado nada sobre este monasterio franciscano. Es como si no existiera, pero allí está. Se sienten pasos, se escucha cantar los salmos, seres luminosos aparecen. Hay psicofonías en las que se escucha perfectamente palabras como: “muerte” o “rezad aquí”.  La leyenda cuenta que un fraile se levantó una noche de su cama y se dirigió a la sala en la que se guardaba la comida. En ella había unos grandes ganchos de los que colgaba la carne. Todos sus compañeros frailes estaban muertos y colgados de esos ganchos. Al fondo de la sala, el mismísimo diablo se proclamaba autor de aquello y le ordenaba al único superviviente que lo contara. Los animales, los cuales poseen un sexto sentido, no quieren ni entrar, ¡por algo será!

Sanatorio militar “La Marina” (Madrid)

Está ubicado en la sierra de Guadarrama, a las afueras del municipio Los Molinos y en esa zona existen varios sanatorios más, ya que era perfecta para las curas y respirar aire puro.  El edificio es escalofriante. Sonidos de animales, personas subiendo por las escaleras, ruidos de llaves, portazos, respirar… Puedes encontrar dentro del edificio: capillas, laboratorios, quirófanos, sala de Rayos X, documentación, cocinas, sala de autopsias, lavandería, etc… Todo un lujo de sitio vamos, y además puedes hacer casi una ruta por la sierra y descubrir los demás hospitales. ¿No es un buen plan? 

Sanatorio de la Alfaguara (Granada)

Se le conoce como “el hospital del miedo”. Expertos en parapsicología graban psicofonías en las que se oye a una enfermera que pide que no les molesten más. Fantasmas que aparecen entre las ruinas del viejo sanatorio antituberculoso ubicado en un recóndito paraje de la sierra de La Alfaguara. Psicofonías grabadas por expertos en parapsicología y fenómenos paranormales, revelan que la figura que aparece entre las ruinas, dice por sí misma que se llama Berta. Nombre de la fundadora del sanatorio. Lo que sí es cierto y que, además, coincide con todos los relatos de las personas que pasan por allí, es que el silencio y la tranquilidad que allí se respira, es perturbante y abrumadora.

El Torbiscal, Sevilla

Se trata de una localidad que se encuentra completamente despoblada y que cualquiera puede visitar. La región edificios abandonados como un teatro, una escuela, o casas con restos personales de las familias que allí vivieron. La quietud de sus calles y de sus edificios corta la respiración.

Comenzamos la lista de diez lugares de auténtico horror con esta localidad abandonada cerca de Utrera, en Sevilla. Se trata de un pequeño terreno de 1000 hectáreas que fue próspero durante el siglo XX, pero cuya población fue decayendo a principios de 2000. En la actualidad se encuentra completamente despoblado y cualquiera puede visitar edificios abandonados como un teatro, una escuela, o casas con restos personales de las familias que allí vivieron. La quietud de sus calles y de sus edificios corta la respiración.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.